A veces los límites residen en la mente, así lo dicen muchos. Y, cuando se trata de la flexibilidad de tu cuerpo, esta creencia tiene mucha relevancia. Lo creas o no, el sistema nervioso es el que determina nuestra flexibilidad; no los músculos. Incluso, el cerebro es el que envía una señal de alarma para proteger el cuerpo cuando este está lastimado o tiene alguna condición que le impide estirar. Entonces, hace que los músculos se contraigan, se pongan fuertes y se protejan. Tomando esto en cuenta, debes entender que la flexibilidad no se trata de tirar de los músculos hasta que se alarguen, sino de aquietar la mente y enseñarles a relajarse. Al hacerlo, estos se aflojan y encuentran su flexibilidad. ¿Cómo es que se puede lograr? Si aplicas estos consejos, conseguirás la flexibilidad que tanto anhelas.
  1. PRACTICA. Hazlo con frecuencia. Además, no temas de probar tus límites en cada intento.
  2. RESPIRA. Cada vez que exhales, adéntrate un poco más en la postura. Recuerda siempre hacerlo con calma, ya que la tensión muscular proviene en ocasiones de la mente. Así que, calmarla hace que tus músculos se relajen también.
  3. HAZ LA POSTURA POR MÁS TIEMPO. Cuando te quedas en una postura de yoga por más tiempo, verás cómo el músculo cambia y se va flexionando. Notarás una diferencia impresionante entre cómo te sentías al comenzar la postura y tu flexibilidad al finalizarla.
  4. NO TE ENFOQUES EN ALARGAR.Más que tratar de empujar tu cuerpo para que doble más, enfócate en la respiración. Tal y como explicamos en el segundo punto, la respiración es lo que hará que ese músculo se afloje. Mientras respires conscientemente, tu cuerpo sabrá llegar a su límite.
  5. JUEGA CON TUS LÍMITES. Si bien es cierto que la respiración te ayudará, también debes dejar a un lado los miedos y atreverte a probar tu cuerpo. Te sorprenderá saber lo que puedes lograr si te empujas cada vez un poquito más.
Así que, respira, estírate, flexiona y siente a plenitud los beneficios del yoga. Aquí estamos para ayudarte a lograrlo. ¡Tú puedes! ¿Tienes algún otro consejo para ayudar al cuerpo a ser más flexible?

Los que practicamos yoga queremos mantener la mente clara para reflejar la luz divina que vive adentro de nosotros. Existen también ciertos alimentos puros –conocidos en el Ayurveda como alimentos sátvicos– que apoyan nuestra disciplina espiritual. Estos son livianos, fáciles de digerir y nos aportan energía vital. De igual manera, hay otros alimentos impuros que nos mantienen agitados, depresivos y letárgicos, por nombrar algunas cualidades, que nos alejan del camino espiritual. El Ayurveda y el yoga ayudan a maximizar la conciencia de ese ser superior. De aquí es que sale entonces el mundo material, que en Ayurveda se conoce como prakriti. La conciencia divina unida a la manifestación física forman la inteligencia, y de ahí se forma el ego o el sentido de ser. En este mundo manifestado se llevan cabo los gunas –que son las tres cualidades que están en todo lo manifestado. Estas tres cualidades son Satttva, Tamas y Rajas. SATVVA El estado sátvico, el cual cultivamos los practicantes de yoga, es uno de armonía, claridad mental, balance, alegría e inteligencia. En este estado, buscamos unión con el ser superior y liberación, y queremos conocer las verdades más profundas. TAMAS Es un estado de oscuridad, de poco movimiento y mucha conciencia material. Está relacionado con las cualidades de avaricia y apego. Este estado nos aleja de buscar la verdad y nos mantiene en la ignorancia. RAJAS Su estado es energético, de mucha acción y movimiento. El estado de rajas también tiene tendencias de apego y satisfacción de deseos materiales. Todos tenemos estas cualidades en diferentes cantidades, tanto en nuestro cuerpo como en la mente. La cantidad se puede modificar a través de nuestra disciplina espiritual, de lo que pensamos, de lo que comemos y de nuestro estilo de vida. Aparte de tu disciplina espiritual, para crear un estado sátvico debes eliminar las comidas con las cualidades rajásicas y tamásicas, y comer alimentos livianos y puros, que son fáciles de digerir. Estos te proveen energía vital, claridad y entusiasmo para continuar en el camino del yoga. La meta de un yogui es vivir en unión con el ser superior, y tener una salud radiante para servir y amar. Y, a través de una alimentación sana –con teses energizantes y comidas que limpien, nutran y sanen– podrás conseguir este anhelo y convertirte en un mejor yogui. Lauri es maestra de yoga y consultora de Ayurveda.

Es probable que te hayas hecho esta pregunta, sobre todo si eres nuevo en el yoga. Si quieres saber su significado, llegaste al lugar perfecto. ¿QUÉ SIGNIFICA? El gesto de juntar las manos frente al pecho, inclinar la cabeza y decir "Namasté" representa la creencia de que cada uno de nosotros tiene una chispa divina, que se encuentra justo en el chakra del corazón. Además, al hacer esta expresión, reconoces el alma de la otra persona. ¿CUÁL ES SU DEFINICIÓN? "Nama" significa "reverencia", y "te" es "tú". Por lo tanto, el significado de esta palabra es: "Me inclino ante ti". ¿CÓMO SE HACE EL GESTO? Es muy simple: coloca las manos juntas en el área del chakra del corazón, cierra los ojos e inclina la cabeza. También puedes colocarlas en la frente, justo donde se encuentra el tercer ojo, entonces, luego de inclinarte, ponerlas sobre la zona de tu corazón. OTRAS CURIOSIDADES Se dice que las manos frente al corazón aumentan el flujo de amor divino. También, dicen que en la India no es necesario decir "Namasté", pues solo basta con hacer la inclinación para representar la palabra y su significado. En fin, esta reverencia representa un momento hermoso y breve de introspección, meditación y conexión, donde se dejan a un lado los egos. ¡Aprovéchalo! Namasté.

¿Sabías que las toxinas se crean por algún desequilibrio en nuestras vidas? Para evitarlas, hay que vivir balanceado. Cuando nos encontramos en un estado pacífico, podemos tomar mejores decisiones para nuestra salud. Ahora, es importante entender qué significa vivir el balance: es tener una vida que se siente bien, donde hay un equilibrio entre el trabajo, las relaciones de pareja y familia; en la que incluyes el ejercicio, la comida sana, la disciplina espiritual (como el yoga y la meditación) y el servicio a tu comunidad. Cuando vives así, aun cuando te enfrentas a alguna situación incómoda durante el día, te sientes bien. Entonces, en vez de correr a comerte un pedazo de pizza y un dulce en la tarde para aliviar ese sentimiento, decides ir a yoga. Estas son algunas de las decisiones acertadas que toma una persona que vive balanceado, busca siempre la solución saludable y, por ende, está libre de toxinas. Todos tenemos que cultivar activamente estos hábitos de balance y moldear nuestra mente para que sea balanceada. La mente –específicamente, los pensamientos– es el origen de todo lo que acontece en nuestras vidas, y esta tiene todo tipo de tendencias que no necesariamente promueven el balance. Por eso es bueno practicar el yoga, ya que impulsa el equilibrio interno de una forma extraordinaria. Así que si aún no practicas yoga, ¡no esperes más! Aparte de la disciplina del yoga, estos tips del Ayurveda promueven una vida balanceada, feliz y libre de toxinas: 1.    LEVÁNTATE TEMPRANO – Levantarte después de las 7:00 a.m. causa letargo en el cuerpo y acumula toxinas. 2.    TEN HORARIOS REGULARES PARA COMER– Desayuna aproximadamente entre 8:00 a.m. y 9:00 a.m., almuerza entre 12:00 p.m. y 1:00 p.m. y cena entre 6:00 p.m. y 7:00 p.m. Esto ayudará a tener una eliminación diaria saludable y a comer en armonía con el ciclo del día. 3.    ALIMÉNTATE CON CONCIENCIA – Siéntate a comer y permite que tu cuerpo registre que estás comiendo feliz, en un ambiente sereno y sin tensión. Cuando comes con tensión, la comida se convierte en veneno. 4.    MUÉVETE – Hacer ejercicio y sudar es una manera maravillosa de eliminar toxinas. 5.    SORPRESA – ¡Coge sol! Tomar baños de sol activa la fuerza de energía interna que quema y elimina toxinas en el cuerpo. Estos baños de sol pueden ser de 10 a 30 minutos, dependiendo de cómo lo toleres. Si tienes mucho fuego interno, reduce este tiempo a 10 minutos, en horas de sol tenue. 6.    USA ESPECIAS– Estás activan el metabolismo y queman las impurezas –tales como jengibre, pimienta, curry, clavos, orégano, paprika, cúrcuma y tomillo. 7.    COME VERDE– Incluye más comidas verdes en tu dieta y que contengan fibra, ya que estas ayudan a que vayas al baño regularmente; por ende, no acumulas toxinas. Además, tienen un sabor astringente y amargo, que también promueve la eliminación de la grasa densa del cuerpo. 8.    MEDITA – Esto te ayuda a estar centrado, para poder tomar decisiones que apoyan tu salud. 9.    LÍMPIATE –Haz una limpieza ayurvédica con un especialista, dos o tres veces al año. Acuérdate, mientras más fomentes el balance en tu vida, menos toxinas vas a acumular.  Lauri es maestra de yoga y consultora de Ayurveda.

El Ayurveda es el sistema de naturopatía más antiguo. Está directamente conectado con el yoga, así que los que practicamos esta ciencia lo vemos como una fuente poderosa de sanación natural. Durante las vacaciones de diciembre, comencé a notar que mi cuerpo buscaba más y más el azúcar para sentirse bien. Noté cómo esto se volvía casi una adicción. Decidí buscar la respuesta a través del Ayurveda. Por medio de estudios, encontré el suplemento ayurvédico Triphala -- que está compuesto de tres cerezas: Haritaki, Bibhitaki y Amla. TODO EMPIEZA EN EL SISTEMA DIGESTIVO Lo primero que aprendí es que nuestro sistema digestivo está directamente conectado con nuestra mente. Ahí tenemos algo que se llama la flora intestinal, y se ha concluido que esta tiene un gran impacto en cómo nos sentimos y actuamos. Se compone de bacterias buenas, malas y neutrales. Las buenas nos ayudan a mejorar la digestión y la absorción de nutrientes, y apoyan los órganos y la mente.  Ahora, las malas son las que se nutren de cosas que no son saludables, como el azúcar y la grasa, por ejemplo. Estas bacterias producen toxinas que nos hacen querer más azúcar y más grasa procesada. Muchos estudios concluyen que nuestros antojos, el peso y hasta parte de nuestra personalidad se afectan por la flora intestinal. Tenemos que asegurarnos que las bacterias buenas estén fuertes y poderosas, porque si no lo están, las malas tomarán el control y te harán decir: ¡Dame azúcar o grasa AHORA! TRIPHALA: CRUCIAL PARA FORTALECER TU AGNI Cualquier persona que experimenta esto, nota que sus antojos tienden a tomar control de sus mentes; y es que las bacterias son las que han tomado el control. Entonces, ¿qué hacemos al respecto? ¿Cómo tomamos el control de nuestros intestinos y promovemos una buena flora intestinal y un tracto digestivo inteligente? Aquí es que entra el Triphala. En el Ayurveda, se entiende que la base de la salud se encuentra en un Agni (o fuego digestivo poderoso), que quema las toxinas y digiere la comida y las emociones, para que entonces todos los demás órganos puedan hacer su trabajo. El Triphala fortalece el Agni. BENEFICIOS DEL TRIPHALA
  • Limpia el colon, donde están las bacterias buenas y malas, eliminando las malas y promoviendo las buenas
  • Elimina la mucosa del colon
  • Mejora el sistema nervioso, que se encuentra en el colon
  • Ayuda a ir bien al baño
  • Elimina toxinas del colon
  • Normaliza el azúcar en la sangre
  • Estabiliza el apetito y los estados de ánimo
  • Protege de enfermedades del corazón
  • Elimina congestión en los pulmones
  • En la India se dice que al tomar Bibhitaki, uno de los ingredientes de esta fórmula, las enfermedades no acercan.
En fin, ¡el poder del Triphala es casi milagroso! Ahora, volviendo a mi situación con la azúcar, noté que al tomar Triphala, fortalezco el poder de la digestión en mi cuerpo y proceso el azúcar mejor que antes. Me siento llena de energía y el cuerpo no me la pide como antes. Yes! Espero que este articulo te ayude a aprender más sobre el Triphala, y te motive a mejorar tu salud y calidad de vida.  Lauri es instructora de yoga y estudiosa del Ayurveda.